Debilidad del suelo pélvico

/ / Blog

¿Cómo saber si tu suelo pélvico está débil? ¿Que factores debilitan esta musculatura? ¿Que puedes hacer para mejorarlo?

Estos músculos, igual que cualquier del cuerpo puede debilitarse si no lo entrenamos. La debilidad del suelo pélvico, puede afectar a la continencia, la capacidad de alcanzar el orgasmo e incluso a la posición de tus vísceras dentro de la pelvis. 

Cómo ya te comenté en suelo pélvico ¿qué es?, estos músculos trabajan en un delicado equilibrio y están sometidos a cambios constantes de presión. A que me refiero con esto, desde un estornudo, cargar pesos, un pantalón demasiado ajustado o el estreñimiento. Pueden aumentar la presión en tu zona pélvica, sometiéndola a realizar un sobreesfuerzo. Si esta musculatura no está debidamente entrenada acabará cediendo ante la presión y se debilitará. 

¿Que factores pueden ocasionar debilidad en el suelo pélvico?

Existen varios factores que pueden debilitar tu suelo pélvico. Unos están asociados a nuestro momentos vitales, otros a nuestra salud en general y por último a nuestro hábitos diarios.

Los que están relacionado con nuestros momentos vitales son:

  • El embarazo.
  • El parto y posparto.
  • Y la menopausia.

Los relacionados con nuestra salud general, tienen que ver con el sobrepeso, el estreñimiento crónico, las alergias o las enfermedades respiratorias que cursan con tos de forma crónica.

Y por último, los factores asociados a nuestros hábitos diarios. La postura, los deportes de alto impacto, como correr; el uso de ropa muy ajustada, entre otros.

Contesta a estas preguntas y descubre si tienes debilidad del suelo pélvico

Para reconocer si tu suelo pélvico está débil, es necesario que prestes atención a las señales que posiblemente te esté dando. Responde las siguiente interrogantes y descubre cómo esta tu suelo pélvico:

  • ¿Te cuesta contener la orina?. Cuando estornudas, corres o saltas ¿Se te escapa alguna gotita o quizá un chorro?
  • ¿No puedes contener los gases? 
  • ¿Te cuesta contener las heces, líquidas o sólidas?
  • ¿Sueles tener micosis vaginales recurrentes?
  • ¿Notas un peso en tu vulva?
  • ¿Te cuesta alcanzar el orgasmo?
  • Cuando te sumerges en el agua ¿Notas que sale agua de tu vagina al salir de la bañera o la piscina?
  • En determinadas posturas ¿Notas que entra aire en tu vagina? 
  • Cuando vas al baño ¿No eres capaz de cortar el chorro de la orina por completo y durante algunos segundos? (Nota importante: el stop pipí, no debe hacerse como un ejercicio habitual de suelo pélvico, sirve solo para darnos información de cómo está la musculatura)

Si has respondido a una o más de las preguntas de forma afirmativa. Es probable que tu suelo pélvico este débil, así que te recomiendo que sigas leyendo…

¿Qué puedes hacer para mejorarlo?

Primero te voy a dar una serie de recomendaciones:

  • Corrige tu postura en todas las posiciones, mantén la espalda recta y la pelvis neutra.
  • Evita el estreñimiento, los gases y la inflamación intestinal.
  • Al toser o estornudar, contrae tu suelo pélvico e intenta no encogerte. Hazlo con la columna recta.
  • Evita usar fajas o ropa demasiado ajustada de forma habitual.
  • Intenta no cargar grandes pesos o hacer esfuerzos sin cuidar tu postura y contraer tu suelo pélvico.
  • Controla el sobrepeso. Cuanto más sobrepeso tienes, más presión soporta el suelo pélvico.
  • Si haces ejercicios de alto impacto, cómo correr. Debes tener especial cuidado con tu suelo pélvico.
  • Evita realizar abdominal clásicos.
  • Evita beber café en exceso, el café genera una excitación en la vejiga y aumenta las ganas de orinar.

Existen diferentes opciones para fortalecer tu suelo pélvico:

  • Ejercicios de Kegel: consisten en contraer el suelo pélvico como si quisiéramos cortar el pis o retener un gas. Puedes hacer series de 12 repeticiones, 5 segundos de contracción y otros 5 segundos de relajación. Hasta 3 veces al día.
  • Gimnasia abdominal hipopresiva: es una técnica para el fortalecimiento de la faja abdominal, sin perjudicar a tu suelo pélvico.
  • Reeducación de la faja abdominal y el suelo pélvico ante el esfuerzo.
  • Reeducación postural.

Pero la sugerencia más importante que puedo darte para mejorar tu suelo pélvico y tú calidad de vida, es que visites a un fisioterapeuta experto en suelo pélvico.

Ya que podrá crear un plan de tratamiento, hecho a la medida de tus necesidades. Aprenderás a usar todas las herramientas de las que te he hablado, de forma correcta.

En lo que se refiere al suelo pélvico, nada es blanco o negro, hay un montón de matices. Todas tenemos nuestras características propias y lo que le va bien nuestra amiga, no tiene porqué ser bueno para nosotras.

Si tienes alguna duda o comentario, puedes contactar conmigo escribiendo al email d.tavares@sueloconsciente.com. ¡Estaré encantada de ayudarte!