Suelo Pélvico ¿qué es?

/ / Blog
que-es-el-suelo-pelvico

A pesar de la gran importancia que tiene el suelo pélvico para nuestra calidad de vida, es todavía el gran desconocido. Por eso quiero contarte qué es y qué hace por ti.

Cuando hablamos de suelo pélvico nos referimos a un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la base de nuestra pelvis. 
Estos músculos tienen como función dar sostén a nuestras vísceras y garantizar así su correcto funcionamiento, pero ellos no trabajan solos en esta ardua labor, existen otros músculos que en condiciones normales funcionan como sus grandes aliados, el transverso abdominal, los oblicuos del abdomen, el diafragma y la musculatura lumbar. Todos ellos tienen que trabajar de forma coordinada para poder lograr su gran misión. 

¿Cuál es esa gran misión?

  • Sostener nuestras vísceras y asegurar su correcto funcionamiento.
  • Garantizar la continencia tanto urinaria como anal.
  • Mantener la estabilidad postural.
  • Proporcionar placer y el orgasmo durante las relaciones sexuales.

Pero además de trabajar de forma coordinada con todos sus aliados, es necesario que el suelo pélvico sea capaz de soportar por sí mismo, las variaciones de presión que ocurren dentro de la pelvis. Cuando realizamos un esfuerzo, se llena la vejiga o el bolo fecal ocupa el recto, aumenta la presión dentro de la cavidad abdominal y es el suelo pélvico el que debe soportar estas variaciones de presión. El manejo de los cambios de presión se debe a su capacidad contráctil. Aunque, al mismo tiempo esta musculatura debe ser lo suficientemente elástica, como para permitir el paso hacia el exterior y hacia el interior. Sin su capacidad elástica acciones como el parto, la defecación o la penetración se verían afectadas. 

Si por el motivo que sea, se rompe el delicado equilibrio en el que trabaja el suelo pélvico, tu cuerpo te enviará ciertas señales. Tenemos que aprender a escuchar y observar objetivamente lo que nuestro cuerpo intenta decirnos.

Descubre las señales

  • Dificultad para contener la orina.
  • Dificultad o incapacidad de contener los gases y las heces.
  • Sensación de peso en la vulva.
  • Infecciones urinarias o micosis recurrentes.
  • Dificultad para alcanzar el orgasmo.
  • Aires vaginales.
  • Dolor en la zona de la vulva o la pelvis.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Incapacidad para introducir un tampón en la vagina.

Si alguna de estas señales se han empezado a manifestar en tu cuerpo, significa que algo no esta funcionando como debería y es hora de ponerte en manos de un profesional. Acude a un especialista del suelo pélvico. La fisioterapia especializada, puede ofrecerte muchas opciones de tratamiento y dar solución a las diferentes disfunciones del suelo pélvico. 

No te conformes, pide ayuda.

Puedes escribirme tu caso a d.tavares@sueloconsciente.com

Illustration by Keylanox